Eric Fco Díaz Serrano

Tipilambi, Capítulo III.

Viene del Capítulo II, Scámpolo y Millennia.


Scámpolo, Millennia y Printemps.

Capítulo III del Libro Tipilambi.


La mañana amaneció más temprano
que de costumbre para Printemps
que vio el angelus dar en su ventana
y por función casi automática,
se adentró en la ducha
imaginando algunos tópicos
de su audición programada para primera hora.


En realidad su pensamiento estaba dirigido
a los alimentos que ordenaría mientras
escuchara la exposición matinal, en donde
atendería las señas faciales y toda otra
que acostumbran a hacer las personas,
cuando es obvio que entienden -o no-
cuanto su percepción asegura
en cada palabra que se escucha.

Scámpolo se miró a sí mismo
un tanto extrañado porque,
vio en perspectiva, como hacía menos
de un segundo se encontraba
hablando solo como en una bóveda;
y ahora asistía a un lugar
que le parecía sumamente bello,
y no por el paisaje sino más bien
por lo sencillo de la decoración
y porque se sentía algo así como..
¡ Si, eso era ! Desarrollo.

Lo constató porque vió que Printemps
poseía dones natos,
como su habilidad de penetración
en el lenguaje que va más allá
de las palabras, y que el escucha distingue
por las entonaciones y sus variables
que hace el interlocutor,
sin que ésto impida a Printemps
deparar cuanto hay en la mesa
(sus finas manos recorren
los platillos sin interrumpir),
hacer gestos o señalar para que
sus compañeros pongan al alcance
de su mano las viandas algo lejanas,
(Scámpolo le cedió una cuchara)
y sin perderse detalles, sus ojos van
resplandeciendo cada vez más,
a manera que va saboreando
y diciendo ¡ajá!, ¡ujúm!,
y en fin, todas aquellas señales
que permiten a los otros
fluir su mensaje, y a ella,
disfrutar al máximo cada instante que vive.

Aquí es en donde siempre he querido estar
- pensó para sí Scámpolo-
Sabía que este lugar existía
pero todo me lo ocultaba...
¿ Abrí esta puerta
para encontrar mi espacio ?

No tuvo chance para continuar
en sus pensamientos porque Printemps
combinaba las palabras
en forma similar a la combinación
de los números naturales, con lo que,
lanzaba preguntas cual tesis,
sostenía posiciones inesperadas
como antítesis, empleaba simbolismos
lógicos, análisis preconcebidos,
formas indubitables para hacer creer
o afirmar coherencias, que a veces
eran sutilezas de lo que ella llamaba
haber alcanzado la primera mitad;
por lo tanto deducía que la otra mitad existía,
era en potencia.

Y entonces no era posible abstraerse
de su égida. Fue cuando Scámpolo
deparó un poco más en esta persona
en cuyo mundo ahora se encontraba
y sentía como si fuera parte del mismo
desde hacía mucho tiempo atrás.

Le pareció sí, que los estudios realizados
por Printemps le habían dado algunos
instrumentos y bosquejos necesarios
para alcanzar tríadas:
alto, ancho y profundidad;
tesis, antítesis y síntesis;
mayeútica, dialéctica y lógica;
pero que ella, de lo más profundo
de ella misma, brindaba a todos
análisis, indubitabilidad y espacio.

Scámpolo dedujo entonces que a Printemps
le era fácil entrever en una conversación
para deducir pasado o antecedentes
-presente inmediato o circunstancial- y de ahí
vislumbrar lo que es posible capturar,
negociar, hacer, alcanzar; como quien dice:
tríada al cuadrado, la suma de éstas
y en fin, todas las posibilidades que se dan
de la combinación de un símbolo máximo
de comunicación como por ejemplo: 0123456789.

En verdad Scámpolo se empezaba a sentir
más a gusto cuando sintió como si
todos los sentidos de Printemps
estuvieran en él, gobernados por él...

Fue cuando le sobrevino aquella sensación
de "seguridad absoluta", don de cordura
dominio de la acción...


Porque sintió que en Printemps prevalecía
el sentido de la exploración mental a mansalva.

Rápidamente dejaba atrás los
"quécómocuándodóndeporquéquién"
para animar con ideas indagadoras
obligando a "soltar" información genuina,
asegurándose de que lo dicho es
cuanto se piensa, sea bueno o malo, y ¡claro!,
como el que pregunta bien lo hace sin revelar
sus objetivos, sus interlocutores hablaban
y respondían con libertad.
Pero... ¿ Quiénes son estos interlocutores ?
-pensó Scampolo-
La respuesta le sobrevino como por encima
de su propia cabeza, como un tanto
dentro de su cabeza y otro tanto sobre
sí mismo.... ¡ Claro, era ella !
no podía ser otra... Millennia.

Ahora parecía como que, juntas,
Millennía y Printemps estaban ahí mismo,
en su cabeza, en su mente, en el placer
de vivir la vida intensamente
cuando se tiene consigo la seguridad
del horizonte que se vislumbra
apto para mis intereses.

Dedujo entonces que sus interlocutores
eran personas importantes para él en su vida.
Qué importaba quienes fueran? si poco a poco
los iría seleccionando, oriéntando, produciendo
para su interés y a la vez siendo útil para
ellos.... Genial. ¿Así era entonces la dicha ?
¡ Vaya -se dijo a sí mismo- esto sí es dicha !

Entonces Scámpolo de inmediato continuó
presidiendo la reunión usando
connotaciones comparativas
-para permitir a otros ampliar el tema-
rayando incluso en situaciones étnicas,
sexuales o triviales, amén de dar
por sentado de que en una reunión
todos tienen algo importante que decir.

Era como Printemps, accesible por su don
de buenas maneras y gozo
(principalmente cuando no entiende un algo),
al usar frases preconizadas que se abren hacia
formas novedosas de pensar; como aquella
que oyera de algún mecánico costarricense:
"mencione cualquiertipo de arandela
para saber si estamos hablando de lo mismo";
o aquella otra producto de su creatividad:
"repítame el mismo jugo pero sin llenar el vaso",
porque repetir el mensaje para esclarecer
y que viva una vez más, es una de sus herramientas.

Esta reunión mañanera continuó en su auto
que era todo un minibús y,
sin apartar los ojos del camino, llevaba
"paradas las orejas hacia atrás"
escuchando pormenores y observando
a hurtadillas el espejo retrovisor,
captando, de sus interlocutores,
expresiones faciales, gestos,
tono de la voz contra el contacto visual,
movimiento de manos y todo aquello
que es ayuda en la transmisión de información;
porque ahora sabía "que sabía" que si "uno"
no está consciente de ello, pueden perderse
mensajes que a veces son opuestos
a los expresados con palabras.

Sugiera, es fácil... decía tras haber ideado
la posibilidad de hacer realidad un sueño:
Un encuentro (rendezvous) con personas de diferentes
nacionalidades con un patrón mater común;
descendencia de madre o abuela costarricense, ah,
y además, Printemps se había propuesto
buenas ganancias a su bolsa.

Para ello había estudiado las particularidades
de sus posibles clientes y de igual modo
sus respectivas empresas.

Ahora Scámpolo entendía que para vender
era necesario tener sentido de utilidad.
Para eso interpuso su voz amistosa, espontánea,
ecuánime y sin prisa,
de manera que sus palabras
siempre sonaran claras,
de manera calmada,
relajada e informal.

Era como si entrara
en el espacio individual de cada persona,
de manera agradable,
sin pretender sorprender a ninguno,
conocedor de escuchar más que hablar;
aunque no dijera palabra alguna,
su presencia sugería facilidades
de comunicación entre sus clientes.

La labor heredada por Printemps
que más apreciaba en sí mismo
era ser "antena", captando cuanto dijeran
y, a quien no hablara, le ponía atención a
sus expresiones faciales y corporales, pues
alguna información le darían, para luego
analizar lo que llegó a denominar:
"los comentarios luego del partido de fútbol".

Afortunadamente en este multimedia
los individuos se le comportaron locuaces;
y tan entretenidos estaban
en sus apreciaciones y comentarios
en torno al planteamiento de su empresa,
que Scámpolo optó, a instancias de Millenia
y Printemps, compartir el timón con sus interlocutores
(al percatarse que sus clientes irían
a cualquier parte pues estaban bien
entretenidos con su "expo";
según sus propias palabras).

Millenia y Printemps le susurraron al unísono:
Bien entendidos de que la comunicación
es dar y recibir información, ideas, actitudes;
para mantener o alterar la acción
para nuestra conveniencia... Sabiendo también
que la autoridad del que origina la comunicación
no lleva en sí la aceptación automática
pero ejerce influencia; y que,
el concepto de responsabilidad
-que hace que las consecuencias
de la comunicación recaigan sobre el autor-
debe inspirarnos para no comprometernos
a ofrecer más de lo que,
"por ese precio" podamos dar.
Por eso digamos con cautela,
cuanto hemos preparado
de antemano para comunicar.

Pensaba: brevedad y sencillez
para dar fluidez y hacer "efectiva "
mi comunicación.

Lenguaje comprendido al momento
y en el medio adecuados, previendo
la existencia de voluntad tanto en ella
como en el otro, u otros.

Algunas veces cuando charlaba
o inquiría cosas, sobrepesaba
las tentaciones de los demás
de celebrarse a sí mismos. por eso,
si alguien le preguntaba sobre sus éxitos,
aprovechaba la oportunidad de estar
en el escenario, en la vitrina,
pero sin abusar.

Porque lo importante-pensaba-
es conocer sobre la otra persona,
de todas formas la modestia es considerada
virtud y por consiguiente respetada,
la arrogancia se considera más bien una falta,
además que, las palabras
una vez pronunciadas, es inmoral retirarlas
y en caso de equivocación o error,
admitirlo es proceder a enmendar la situación;
porque toda habilidad de comunicación
es inútil si no se tiene
como repaldo la sinceridad.

En los sucesos que siguieron
(un solo ente Scámpolo, Millenia y Printemps)
logró patrocinio de una organzación independiente
(la Fundación intercultural) y de un servidor internet
de prestigio (lectorias.com), para ofrecer un cierre
de una campaña publicitaria en favor del profesionalismo
como tal, con ánimo de inmiscuirse en el desarrollo
comercial mezoamericano; basado en logros diarios.

En su planteamiento incluyó
el reconocimiento a los patrocinadores
por parte de un segmento de mercado,
al destacar su labor como promotores
de esa búsqueda de valor agregado que ofrece
aquel profesional que tiene en su curriculum,
una práctica formal en un conglomerdo intercultural.

Ya a estas alturas, el trinomio
Scámpolo-Millennia-Printemps
había involucrado a no menos de un centenar
de personas y los asuntos que fueron puestos
en sesiones de trabajo, esbozaron
que el comportamiento humano
depende de la persona (herencia)
y su medio ambiente y que,
como individuos sociales,
trabajar eficazmente con otros (individuos)
es poner atención
a cada persona y su situación (circunstancial).

Porque a veces, acotó Millennia,
cuando las cosas no salen bien,
se busca un "chivo expiatorio"
o "la cabeza del malo" contemplándole
como una persona de un público cualquiera
sin observar la situación específica
en que se encuentra esa persona.

Tómese en cuenta -argüía Printemps-
que cada persona se comporta
en las formas que considere lógicas.
Sea, comprende más fácilmente su comportamiento
si entiende qué es lo que busca lograr
y qué necesita para alcanzar el cometido.

Sabemos que ésto que digo es hartamente
conocido por nosotros-continuó-
y que cuanto hacemos está influenciado
en gran medida por nuestras experiencias
y asociaciones previas; mas, veamos que
esto hace que las respuestas de un individuo
sean independientes a los objetivos del grupo;
porque cada individuo tiene
un punto de vista altamente individualista,
pues su comportamiento está influenciado
por lo que necesita; y ésto varía de persona
a persona y de tiempo en tiempo y que,
no obstante, debemos analizar las situaciones
en conjunto y por separado en forma reiterativa
para señalar, y que quede claro,
nuestra participación como empresa,
principalmente en el campo económico,
que es donde más nos duele o agrada a todos.

Sí -dijo Scámpolo- tenemos atestados con sendas
copias y aquí están -lo dijo señalando
los documentos- las respuestas afirmativas
en donde está demostrado que es un hecho
la factibilidad de nuestra campaña,
con óptima calidad, excelentes costos,
ganancias a lejano y corto plazo
con un tiempo de entrega diaria, al instante.

Así que entremos en detalles.
Las cosas esenciales para el mantenimiento
de la vida misma, alimento, agua,
actividad sexual, aire, sueño y casa;
necesitan seguridad de ingreso y empleo continuado.

Ok, un detalle muy importante -indicó Millennia-
es que, entre las necesidades sociales
de las personas está la de pertenecer a algo,
ser miembro de un grupo,
ser aceptado por los demás,
esta es una necesidad del ego
(ese ser individual con autoestima)
es confianza en sí mismo.
ese respeto de sí mismo impulsa
al sentido del logro, al desarrollo
y utilización de las capacidades
potenciales del individuo.

Por otra parte veamos -dijo Printemps-
que la autosuficiencia no administrada
hace que la persona tenga demasiada
buena imagen de sí misma;
y ésto la convierte en totalitaria.

Que quede claro, como columna,
-continuó Millennia-
que para motivar personas
es necesario relacionar sus tareas inmediatas
con sus objetivos.

El desarrollo es el paso -arguyó Printemps-
de condiciones ocultas e inactivas
a condiciones obvias y activas.
Como somos capaces de mejorar
nuestro potencial personal logramos
formas de vida mejor equilibradas.

La persona o empresa al mejorar
siempre mejora en algo a otras.
Es la posesión de mejoras
cuanto recibimos y dejamos en herencia
de nuestra civilización y cultura.

Entonces supongamos,
-Scámpolo quiso ahora poner
en práctica su deseo de intervenir
mostrando propiedad y valor para enfrentarse
ante sus propios planteamientos-
si 1 es igual a tesis,
2 es la unidad que se antepone
a la primera como antítesis.
Por tal, en 3 sintetizo lógica.

Si vamos a hacer una comida
nuestro primer pensamiento es
"vamos a hacer una comida".
Es una proposición particular
que nos hacemos a nosotros mismos.

2
Mi segundo pensamiento es, sobre
qué cosas tengo o necesitaré
para hacer esa comida.

3
(Scámpolo tomo ahora lápiz y papel)
Como acción tendré que pasar
al plano material mi pensamiento y,
por ser la matemática la primera ciencia
que se desprende de la filosofía,
escribiré y haré "mis números"
para llegar a la lógica de mis posibilidades.
Esto se deduce por 1+2=3.

4
Ahora como siguiente acción
he de analizar los pormenores
en cuestión para alcanzar mi meta,
hacer esa comida, y como 1+2+3+4=10
sea: 1 mi proposición,
2 cuando tengo o necesitaré,
3 la lógica de mis posibilidades y
4 el análisis de los elementos
y circunstancias que me permitieron llegar
-en pensamiento- a lo que debo
y me propongo alcanzar.

5
Listo lo necesario para llevar a cabo
cuanto me he propuesto (hacer una comida),
no podré dudar de haber alcanzado
la primera mitad de mi meta;
sea, estoy en paso 5 y mi meta es 10.
Por tanto, la otra mitad está en potencia.
Mi única duda radica en que si podré
hacerla tal como me lo propuse en el paso 1
sea, cuando lo plantee y me lo propuse.

6
Ahora sí, voy a encender la fogata,
la cocina eléctrica o de gas porque, acto seguido
me lanzo al espacio para crear mi comida,
a hacer verdad mi propuesta;
y tengo en mi haber, matemáticamente hablando,
5+1: la primera mitad real
y la intención de hacer mi comida.
4+2: el análisis y los ingredientes.
3+3: la lógica superada (cuando compré
los ingredientes) y la que me falta
por superar (ahora que los mezclo y preparo)
para seguir hacia el paso siguiente.

Entonces, repasemos: si 1 es igual a tesis,
2 es la unidad que se antepone
a la primera como antítesis.
Por tal, 3 es la síntesis de los argumentos
que obtengo de mi lógica.
4 es análisis, 5 dubitabilidad y 6, espacio.

Espérate, espérate -dijo Printemps pensando
y, sirviéndose medio vaso de agua que apuró de sorbo-
Continúa por favor pero no tan aprisa...
-Como tú digas -acentuó Scámpolo-

7
Ahora, todo es factor tiempo; cocer el alimento.
Tengo 1+6: mi propuesta en el espacio.
5+2: la primera mitad alcanzada
y los ingredientes cocinándose.
4+3: análisis y síntesis, es decir,
lo tengo "casi todo" pero no está
al alcance de mi mano sino en el tiempo.

8
Bien, para lograr la materialización
de lo que me he propuesto hacer
he de enfrentarme a algunas
circunstancias que se deben considerar:
3+5: lógica y primera mitad.
4+4: doble análisis. El primero relacionado
con lo que quería y aún quiero,
y el segundo es la realidad
que ahora tengo en la práctica.
2+2+2+2: (cuatro veces dos)
análisis de la suma de mis ingredientes,
utensilios en uso, circunstancias no previstas,
antítesis reflejadas y/o sumadas
y estado actual de la producción.
2+6: los ingredientes cociéndose en el espacio.
1+7: mi propuesta realizándose en el tiempo.

Es decir, debo re-ver cuanto haga
para no lamentar que se queme o quede algo cruda
mi propuesta (que ahora está más que en potencia)
pues falta ya muy poco para su realización total,
(tangible), o bien sopesar cuanto hago y he hecho
para salvar cualquier escollo.

- ¡ Claro ! -aseveró Millennia-
Si en ese momento te llaman por teléfono
y te quedas en un blablá
te llegará un olor a quemado...

-Los tres sonrieron- Scámpolo continuó:
Si, siempre se materializaría pero no en mi beneficio.

9
Al fin de mi quehacer he llegado al último paso,
al último número natural.

Mi comida está en su punto,
el aroma es delicioso y se ve tal
como yo lo imaginé ! Sea, similar.
Está lista para servir... Tiene
8+1: toda mi atención
en relación a mi propuesta.
7+2: el tiempo ajustado al conocimiento
de los ingredientes.
6+3: he logrado en el espacio
cuanto mi lógica supuso.
5+4: mi primera mitad más
la realidad de mi análisis.
Ahora sólo me falta servirla...

Cuando lo haga habré llegado a 10,
entonces ya será un número compuesto,
1 y 0;
mi propuesta y todo cuanto hice
para hacerla realidad, aunque esta sea
eminentemente circunstancial
por lo que pongo el cero como símbolo
de la suma de todos los ángulos.

-Te haz hecho una gestación y parto en 9 lunas
-dijo sonriendo Millennia-
Ahora ya tienes tu criatura en calidad
de producto y lo simbolizas
con un número compuesto, ok. Continúa.

Bien -dijo Scámpolo-
finalizo mi perorata:
cuando hayamos servido este pastel,
estaremos viviendo cuanto planeamos
producir y realizar, lo que significa:
Alcanzar lo que me propongo (9) es obtener,
luego de hacer y salvar escollos (8)
en el tiempo (7) y en el espacio (6).
Cuanto tengo es indudable (5)
que corresponde al análisis (4)
proveniente de la lógica (3)
que hay en mí, como producto
de las circunstancias (2)
en relación a cuanto me propuse hacer(1).

Cuando llegue a mi meta (10)
viviré la realidad de los números compuestos,
y por tal, mis invitados estarán felices.
Scámpolo oyó y vio a todos aplaudiéndole...
Estaba maravillado. Su ego y su espíritu
volaron bien alto. Y cuando Millennia
y Printemps se dieron cuenta de lo alto
que se encontraba pues... lo bajaron.

Printemps estuvo a punto de bajarlo
de un solo golpe de la gloria al piso,
pero ante una seña de Millennia
detuvo sus impulsos.

Millennia dijo a Scámpolo:
No importa si tus matemáticas
son tan extraorinariamente acertadas
y que tan maravillosamente ajusten;
-Scámpolo palideció un poco-
lo importante aquí es que haz sido
elocuente con alto grado de coherencia
en tus apreciaciones, y desde
el punto de vista de la comunicación oral
la mayoría de las veces es lo que cuenta.
Las sonrisas de afecto evidenciaron
que Scámpolo no lucía ahora pálido..
Estaba rebozante... de todo.

Así las cosas todos convinieron
en planificaciones que permitieran
operar sin pérdidas de recursos humanos
y técnicos creando reservas para enfrentar
y superar épocas malas, por ser lo esencial
en administración financiera.
Y que, para lograr metas trascendentales
la comunicación comercial distingue
entre el personal que crea
y el personal auxiliar.
Esto significa -insistió Printemps-
desarrollar constantemente los recursos
disponibles, incluyendo personas,
que es el recurso más caro
si no se le cuida bien,
y el que más ganancias deja
si se le administra y está a gusto.

Enterados de que el dinero que se gasta ahora
o que se recibe ahora tiene más valor
que el destinado para ser gastado
o recibido posteriormente, definieron
movimientos reales de dinero,
relacionados con el costo del efecto
económico general, en función
de la meta a alcanzar.

La inflación es insidioso destructor
original del dinero -dijo Scámpolo-
Por eso -agregó Millennia-
si se necesita dinero ahora,
mientras más dure la espera
menos será el valor al ser recibido.
Si hay un pago vencido,
la espera significa menor
valor en el efectivo utilizado
para satisfacer la obligación.

Por ahora y en adelante -señaló Printemps-
hablaremos de financiamientos a priori.
y avoquémonos de inmediato
al planeamiento para la introducción
de mensajes en los medios de comunicación.

Scámpolo contaría algunos años más tarde
que en aquellas reuniones
que sucedieron posteriormente
se establecieron etapas para crear conciencia
dentro del público meta, de manera tal,
que ninguna persona se considerara
el blanco de la campaña, sólo la apoyara.

Los mensajes para prensa y televisión
fueron con primeras imágenes cruciales y
comentarios cortos para captar la atención.

Para iniciar la campaña
se colocó un anuncio pequeño
durante los primeros tres meses
en los principales periódicos del mundo:

lectorias.com/rendezvous.html
Atención hijos, hijas,
nietos, nietas, sobrinas,
sobrinos, tías, tíos, amigas y amigos
de costarricenses:
accesar lectorias.com/rendezvous.html
¡ Ven a compartir nuestro Tesoro !

Muchos años después, cuando Scámpolo
explicaba los detalles de su pasado
con respecto a esta campaña,
trajo a colación este otro anuncio,
que fue introducido también
en espacios pequeños
en busca de un público específico:

LOS ATRASOS EN LA COMUNICACION COMERCIAL
DE NUESTROS PRODUCTOS CAUSAN TANTAS PERDIDAS
COMO SI ESTUVIERAMOS EN GUERRA ARMADA.

Explicaba Scámpolo que esto se hizo
con el fin de permitir comentarios
con análisis profundos, que hicieron ver
a un sector de la ciudadanía
(parte del público meta que interesaba),
que se trataba de una "guerra interna,
con el enemigo en nuestras propias filas,
en nuestra propias narices".
Tras esos "campanazos" se insertaban
entonces mensajes pausados
lanzados para la reflexión.

Al saber que la audiencia estaba de acuerdo
con el punto en cuestión,
(al haber expuesto el tema en forma obvia,
como costillas de perro hambriento),
continuamos entonces con un mismo
mensaje sólo que, su interpretación
dependía del énfasis que le diéramos
a la palabra escogida.
Veamos un ejemplo neutral -decía Scampolo-

1 NOSOTROS debemos hacer esto.
(los demás no lo harán).

2 Nosotros DEBEMOS hacer esto.
(es imperativo que lo hagamos).

3 Nosotros debemos HACER esto.
(no sólo pensarlo).

4 Nosotros debemos hacer ESTO.
(y no otra cosa).

Esto significó una fase de campaña
dividida en cinco secciones,
cada una con sus respectivos
videofilms, audio, impreso e internet
a razón de un set de producción trimensual,
para enviar a transmisión en lapso similar,
con el fin de dar tiempo
al público para absorber los mensajes.

Los mensajes en cada etapa tuvieron
creatividad basada en que todo, y todos,
tenemos un pasado, un presente y un futuro.

El reconocimiento de esta verdad básica
nos ayudó a comenzar y mantener
nuestra campaña a través de valores morales,
éticos, tanto nacionales como de vivencias cotidianas
que sustentaron nuestra participación,
de manera que el público pudo hacer comentarios
aún sin práctica, es decir,
hasta los más tímidos hablaron al respecto.

Esto implicó también la motivación
con mensajes específicos a la juventud
-y aunque ellos se preocupan en demasía
de sí mismos y sientan que les sudan las manos
o no saben en donde ponerlas; se les seca la boca
e incluso a algunos, les tiemblan las rodillas
o los labios cuando hablan ante un grupo,
-cosa que en lo inicios de mi carrera
también me sucedió a mi -decía Scámpolo-
este tópico les permitió sonreír y respirar
profundo para oxigenarse...

- y con sólo pensar en pasado, presente y futuro
(referente al demandado de nuestra campaña),
fue en verdad, un tanto sencillo para ellos,
principalmente para los modelos que utilizamos
en los anuncios para la televisión
-en calidad de "testimonio"-
al ser breves y sencillas sus participaciones.

Cuanto hicimos fue, desarrollar
el arte de hablar bien.
El arte de la persuasión.
Nos aprovechamos de cuanto nos hablan
las ciencias de la comunicación.
El fin era especial; el momento especial.
La meta:
convencer e instar al profesional a actuar
mediante el esfuerzo creador
por medio del cual,
se aclaran, depuran y dramatizan
las ideas integrantes del mensaje.

Claro, esto significó todo un pensar
y lanzar al papel los primeros bocetos,
reflejando en ellos, lo más claro
de la expresión fonovisual acorde
a nuestras necesidades de comunicación,
llegando más allá de hechos y detalles;
por cuanto nos dirigíamos
al alma y conciencia
en un sector de la ciudadanía;
para motivar a seres socialmente dinámicos.

Cuanto hicimos fue ayudar al público meta
a definirse. Verse claramente dentro del contexto
del mundo en que va -o iba, tal fue o es el caso-.

Cuanto hicimos y buscamos
en los profesionales denominados
como nuestro público meta,
fue generar en ellos interés y participación
por nuestra vida como comunidad,
enriqueciendo la existencia individual,
familiar, social e incluso mundial;
de la que todos somos parte integral.

Y cuanto hicimos juntos, organizar, planear,
brindar, negociar, vender, enseñar, aprender, en fin,
cuanto ocurrió (y ocurre, requiere de comunicación),
fue ayudar y fomentar la buena voluntad.

Aquella última noche en la Feria de Tipilambi,
al llegar a los temas de venta y negociación
hubo instantes de fluidez y aunque,
en algunas ocasiones ambos temas
fueron objeto de disgregación, estuvieron
acordes al asunto en cuestión.
Printemps lo dijo muy claro:
en realidad, vender es solucionar
problemas a otras personas y a la postre,
a la comunidad de la que todos formamos parte;
por lo tanto -decía- esta venta
se comporta como cualquier otra
en el sentido de que el vendedor,
el buen vendedor de buenos productos,
claro está, debe asesorar al cliente
a tomar la decisión que convenga a ambos.

Además -insistió Printemps- debe sopesarse
el hecho de que los compradores,
en este caso nuestro público meta,
están rodeados de personas que,
sin darse cuenta o a propósito,
crean una barrera; y no se justifica el uso
de trucos para vencer esas resistencias y,
aunque es necesario convencer a los que
forman la barrera, que el producto
o servicio es de gran valor,
el mensaje agradable y confiado, sea,
que inspire confianza, seguido de
un buen razonamiento, son requisitos
esenciales para ganar acceso.

Permítanme decirles, basada
en mi experiencia -dijo Millennia-
que lo básico en toda demostración
es permitir que el posible cliente participe.
Así llegará a conocer mejor el producto
y lo recordará fácilmente. Mostrarle
la forma cómo el producto llenará
sus necesidades específicas resulta eficaz,
aún más que una demostración generalizada.

La forma en que expone -continuó-
debe dirigirse a ellos, a sus familiares
amigos y hasta al público en general
con el fin de lograr la unión de todos,
y que incluso, los que no correspondan
a nuestros profesionales meta, reconsideren
la especialización de sus trabajos
y ocupaciones como equivalente
de profesionalización.

Viendo desde el punto de negociación,
es obvio que se trata de un intercambio
de relaciones y por tal, todos deben salir ganando.
Sí -acotó Printemps- el asunto en cuestión
es que en una negociación todos salimos ganadores;
de no ser así pues, sería estafa y no negociación
-y acotó nuevamente-
y aunque, como todos sabemos, la negociación
no elimina la competencia -que pone en relieve
las diferencias- el objetivo no es competir,
sino crear soluciones para logar resultados estables,
sobretodo en la comunicación comercial.

Vean ustedes cómo -intervino de nuevo Millennia-
la mayor parte del poder de una entidad proviene
de la percepción de que sus necesidades
de comunicación puedan ser satisfechas.

Scámpolo intervino entonces preguntando:
¿ Significa esto que el resultado positivo
aumenta averiguando las necesidades
de la otra parte, y cuánto se pueda
hacer para satisfacer, en todo o en parte,
esas necesidades ? ¿ Significa también
que al conocer cada parte las necesidades
y puntos fuertes de la otra, se procede ?

Exacto -respondió Millennia

Cuanto ustedes quieren decir es
-aclaró Printemps- que sabemos
con quiénes estamos negociando.
Por tanto, debemos tener comprensión
y aceptación de los detalles,
partiendo de la premisa
que negociar no es un evento, es un proceso.

Normalmente -continuó- en una negociación
es posible que la otra parte oculte su plazo.
Pero lo tiene. En este caso,
hacemos consideraciones para analizar ese plazo.
Partimos de una otra premisa
que nos indica que, al momento
de estar "al aire" con nuestra campaña,
los mensajes de la misma serían
nuestro aporte en el proceso,
además de cuánto podremos
obtener en beneficio, por lo tanto,
el público meta tendrá que aportar algo,
no importa cuánto, sea, que no nos importe
cuán pequeño sea ese algo.

Entonces -volvió a intervenir Scámpolo-
dado que todo cuanto es producto
de una negociación es negociable;
dado que el negociador depende de la fuerza
y apoyo de su propia organización
para arriesgarse y variar las técnicas,
deduzco que, cuanto más apoyo tenga el negociador,
más podrá lograr su equipo como grupo; sea,
al momento del inicio de la primera fase
de nuestra campaña, ya tendremos ganado "ese algo".

Millennia, Printemps y Scámpolo
quedaron viendose como embebidos
y soltaron sus risas sin llegar a carcajadas.

Acto seguido Scámpolo pudo ver,
por una ventana algo distante,
al mago que pasó sonriéndole;
y cuando Scámpolo se recuperó de esa distracción,
se vió en un auditorio repleto de personas
a las que él mismo, Scámpolo, les hablaba
y les decia con voz enérgica y pausada:
Una carrera, profesión u oficio
es el resultado de las actividades relacionadas
con el trabajo y actitudes asociadas, valores
y aspiraciones durante el término de una vida
o dedicación de una persona.

La incentivación del desarrollo de la profesión
se presenta como mezcla de planificación,
representada por el deliberado proceso
de estar al corriente para intuir consciencia
de las oportunidades, selecciones y consecuencias.
Identificación de objetivos al programar el trabajo.

Para hacer que el personal sea idóneo en mando
y cumplimiento de tareas,
promovamos en nuestras vidas
y en los mensajes, la autosuficiencia
para asignarse actividades
asumiendo toda responsabilidad
respecto a la planificación de la profesión,
aunque esto sólo sea porque los individuos
deben hacer selecciones
y aceptar sus consecuencias.

Vislumbrarnos como individuos pensantes
y que de nuestras proyecciones,
se deriven los planes para el año siguiente
sean tanto más específicos y reales;
y dejo entrever que lo específico y real
sólo son controlables por unas pocas horas,
porque lo esencial para el individuo es ser flexible,
adaptabe y hábil; porque los conocimientos de hoy,
son obsoletos en unos pocos años.
La capacitación sólo es tal,
cuando existe aprendizaje y estudio continuado.

Tengo a bien comunicarles
que la campaña ha dado el resultado previsto.
Ahora sólo falta su desenlace.

Como personas desarrolladas sabemos
que la vida es un quehacer.
No discutimos, pero opinamos con fuerza
sobre nuestras ideas.
Somos sensitivos, de mente abierta;
porque nos interesan sentimientos y manera
de ser de nuestros allegados.
Realistas porque, conciente de las situaciones
complejas no nos dejamos abrumar por ellas.
Expresivos por lo espontáneos.
Al esforzarnos por mejorar obtenemos
confianza en nosotros mismos.
Y también curiosos, porque ponemos a prueba
las maneras tradicionales de hacer las cosas.

Printemps y Millennia -las llamó en forma muy queda,
no perceptible para el público; y lo hizo
poseyéndoles como entes que estaban y habitan
dentro de sí mismo, dentro de él,
dentro de Scámpolo, y continuó-
como entes desarrollados poseemos
la aceptación de que los demás somos
diferentes, y por eso nuestras vidas,
la de quienes nos rodean,
y la mía con ustedes,
es profundamente activa
lo que significa agradable,
porque somos en esta profesión para cultivarla,
para hacerla propia, nuestra y de todos ustedes.


Fin del Capítulo III. Continúa en el Capítulo IV:
Los Maes


Tipilambi
Capítulo I
Capítulo II
Capítulo III
Capítulo IV
Capítulo V

Acceso al Libro




Costa Rica es así



Evasiva Verdad



Comunicación Comercial



Voyageur



Lectorías
lectorias covers communication and educational materials produced by Eric Fco. Díaz Serrano. Correspond to two print indexes: Resources in Commnunication and Edutation; and Current Index students and Information.
ERIC FCO. DIAZ PRODUCE covering a broad spectrum of educationals subjects. These include free adult and vocational education, counseling, educational managements, languajes and reading and communication skills.

ericdiaz@racsa.co.cr

Más Lectorías