Tipilambi. Calendario festivo Nacionalidad y leyenda.

Mauro Fernández Acuña

En el siglo XIX, a finales de la década de los ochenta, el Secretario de Estado para la Instrucción Pública, Lic. Mauro Fernández Acuña, implantó una reforma educativa cuyo propósito fue organizar con solidez la educación primaria, secundaria y profesional en Costa Rica.

Esto sucedió durante la administración presidencial del General Bernardo Soto.

Para ello, creó el Liceo de Costa Rica, (ver San José antaño y Tipilambi), el Colegio Superior de Señoritas y el Instituto de Alajuela. Suprimió la Universidad de Santo Tomás y organizó la Universidad de Costa Rica en facultades, tal como se conoce actualmente.

Don Mauro, con su Reforma educativa, hizo de la enseñanza primaria una profesión, creando las denominadas Escuelas Normales que funcionaron adjuntas a los colegios antes citados. Así, una legislación especial convirtió la enseñaza costarricense en un organismo técnico.

A partir de esta reforma de don Mauro Fernández, los sectores menos favorecidos económicamente tuvieron acceso a la educación. Además, las mujeres costarricenses lograron tomar parte activa en los destinos del país, pues su educación humanística les abrió las profesiones liberales y la educación normal puso en sus manos la formación de los niños.

Esta reforma de la educación don Mauro Fernández puso en marcha a finales del siglo XIX, hizo de la mujer persona importante en la vida del país.

El acceso a la educación que tuvieron los sectores populares, a través de los mencionados colegios, dió sus frutos muchos años después, transformando la población en personas -hombres y mujeres- de mejor rendimiento laboral.

Esta reforma dejó al país excelentes resultados hasta la década de los años 60 en el Siglo XX. Básicamente porque en la segunda mitad de este siglo quedó instaurada totalmente la que fuera llamada "dictadura bipartidista"; en la que la reforma del estado pasó, de ser un estado administrativo a un estado empresario. Para fines de este mismo siglo XX, casi todas las empresas del estado fracazaron al punto que la misma educación de los ciudadanos se vió diezmada. No obstante lo anterior, ya existen planes y proyectos para volver a la reforma educativa que planteara y ejecutara Mauro Fernández, con el ánimo de volver a obtener los magníficos resultados que siempre caracterizaron a la sociedad costarricense antes de la mal llamada (ver) revolución del 48.



Más Lectorías relacionadas con el tema en el libro Tipilambi. | ericdiaz@lectorias.com