Lectorías: http://lectorias.com/millennia.html

Eric Fco Díaz Serrano. Tomado de Tipilambi, Capítulo II.




Huella. Detalle de Scámpolo y Millennia.

Cada paso que se anda
deja huella...
huella que a veces pisa
al mismo andar
cuando la huella perdura.
Sólo en las arenas,
donde espumosa llega la mar,
todas las huellas se entregan
ante la inmensa huella del mar.

Scámpolo comentaría años más tarde
que fue un compañero quien le obsequió
con aquella literatura prohibida,
justo en el momento en que aquel
bello ente espacial apareció
en su horizonte.

-Sentí una transportación a priori
al mundo del ensueño
de mis ilusiones juveniles...
En verdad me era increíble
que aquellas visiones
estuvieran en mí,
sucediéndome a mí,
con la veracidad de no perderme
ni un solo detalle
de una vivencia espacial,
supraterrenal, natural.
Me parecía que mi aventura
pudiera ser producto
de m hiperactiva imaginación.
Pero cuando adentré en ese viaje,
los conocimientos que obtuve
como consecuencia de mi vivencia,
me deparó una experiencia trascendental.

Millennia sonreía.
Le encantaban los comportamientos
de los seres vivos;
y no obstante su inmenso conocimiento,
mucho le agradaba re-verlos
y así lograr mayor conocimiento
en perspectivas- desde el magma
hasta la natura que, envolvente,
permite la vida y la muerte
en este punto de la galaxia, en donde,
la fenomenología del animalhumano
está engendrada siempre dentro
del todo, porque guarda en sus genes
el poder supranatural de convertir
el universo en paraíso celeste, o bien,
destruir su paraíso terrenal.

A través del tiempo ha desarrollado
lo que yo llamo -decía Millennia-
una interrelación social programada;
producto a su vez de su condición genética
que le hace ser un bios-programado
e imlícito en él, lo sublime de las artes:
la comunicación.

Cuanto hace lo comunica.
Es algo inherente a él e intrínseco
aún en su andar - que le moviliza
y traslada en su afán de comunicador-
y su especei vive y perdura gracias
a ese don que le permite también
procrear en forma placentera
por medio de una especie
de simbiosis coital.

Es aquí en donde descansa
precisamente, substancia y génesis
de su saber universal.

-Recuerdo que -contaba scámpolo-
sin límites ni distancias, como un aleph
expuesto ante mí en forma de mutimedia,
todo cuanto quisiera saber
y adherir a mi intelecto, era trasladado
en forma instantánea,
algo fantasiosa pero veraz a la vez.
Porque fue casi alegórico aquella
primera vez en que mi sensualidad
se tornó expuesta a mi libre ver y entender,
al ver en perspectiva al animalhumano
en prepubertad lanzando señales semióticas
sin premeditación, sino a través
de programaciones sociales
bien establecidas, como aquella que
les llevaba e inducía a teñirse los labios
para mostrarlos aún más rojos,
en un intento por acercarse, simbólicamente,
al momento crucial de comunicación genética,
como huella, que por el resto de sus vidas
pisaría a su mismo andar.

Fue chispa divina la que brotó
en la mirada fugaz. Aquella que llegó
a profundidades eróticas,
inmersas en hipersensibilidad,
que dejaron ver una otra mirada
y tras ésta, otra, otra y muchas otras más,
para mostrar intensidades desbordantes
al éxtasis de salud física y mental.

Vivencias en concatenación reverberante
estallaron dentro de sí y por sí mismas,
dando paso al latigazo nervioso
que derramó al orbe la imaginación
sensoria, en pro de la culminación
del más sublime acto de unión,
de cuerpos inmensamente espaciales
y firmemente terrenales; unidos
e el desplace de millones de células,
aún más rojas que el carmín de los labios
de la postpubertad, para una erección
que rompió los mitos infernales
(que otrora ocultaron fertilidades ignotas),
y que el mar de eyaculaciones
borró huellas nefastas,

que negaron luz

del sol abrazador

que detuvo el tiempo

en aquel beso e t e r n o;

que aún siguió siendo e t e r n o
en las miradas sutiles
para continuar siendo y viviendo
en las sonrisas de ambos...

-Habiendo djado el saber
en mi torre de mando,
bien pronto anhelé saber mfas...
Mas, en mí, algo en mí dijo:
-como si mi cabeza fuera roca
que se abre a la luz, al orbe-
¿no corras eh ? No todo el saber
está por venir, mucho tienes en pasado
que revive a presente... Y ahora
podemos jugar con aquellos geniecillos
que deambularon en la mente atados
a la roca dura, que poseyendo luz
dejó entrar más luz, y entonces esos,
no son dañinos ya.

Al manipular el saber jugué entonces
con mi punto de placer, mostrándome
cual era, soy y sería. Siempre en punto
de tangencia, ante Sex y ante mí,
privilegié mis nueve sentidos:
como el ritmo es en mí,
mi danza es en él,
diciéndonos palabras,
de escuchar erizados,
con los pechos turgentes
y los labios templados;
henchidos en ardoroso y rojo placer,
sendos tactos fueron en ambos
e izé mi vida a la vida,
apretando juntos el universo,
nuestro universo, pidiéndonos
y dándonos a cada instante más vida.

Y blandiendo la vida
nos hablamos ternuras,
susurramos alientos
que ofrendaron más vida
en plácida sonrisa,
con respiración cálida y verbo cariñoso
que transmite ser de ambos,
cuando el glande empapado
se abre paso al placer mayor
que nos lleva a la cumbre
del erotismo exótico,
de pezones turgentes
en los pechos rebozantes
de mil y una dichas acumuladas
en sendas auras templadas
que reducen el tiempo a no existir...

Porque el tiempo entonces no es,
sólo es ambos, tan juntos que
harto el conocimiento en un mar
de semen, nos dice que aún hay más
para seguir viviendo. es ser adulto
e infante al besar amando y...

¡zaz! Cuando la cosa iba
de lo mfas interesante para los párvulos
aparecía algún "viejo" o "profe" no apto
-o apto en demasía para los instintos-
hacia el tipo de video-lectura,
y no quedaba más que
disimular los ojos desorbitados y
bajar súbitamente la adrenalina.
Pero el paso había sido dado,
ya tenía su huella,
mas no nefasta como la del manglar,
que ya borraba hasta su propia
huella en el mar, la mar...
La bella mar.

Escúchame Scámpolo -gritó Millennia
desde la roca haciendo entrar
en grandes velocidades a los múltiples
anges luminosos que su voz hacía vibrar-
cuando el conocimiento no concuerda
con la cosa, no es que tengamos
un conocimiento falso:
es que no tenemos conocimiento.

Pero es verdad, escúchame, es verdad,
que si consideramos una trayectoria
circular y otra trayectoria lineal
tangente a esa trayectoria circular,
hay un punto que pertenece a la vez
a ambas trayectorias. Ahora dime,

¿ Qué crees tú que hay dentro de ese punto,
en el interior de ese punto de tangencia,
quiero decir, qué crees tú que lo hace tomar
la curva o la recta en el próximo
microsegundo o milenio ?

Te digo Scámpolo
que es verdad matemática que yo puedo
predecir a priori, el recorrido que ese punto
ha de seguir, porque si yo soy,
si yo estoy en ese punto,
yo puedo decidir voluntariamente
el camino a seguir,
y para ello sólo necesito fuerza, vigor.

Y no estoy hablando de la capacidad
que tiene un cuerpo para poner
en movimiento a otro, porque
no se trata de cuerpos
sino de la capacidad de actuar,
de la fuerza y el vigor
para actuar a voluntad.

Ven Scámpolo, ven,
deseo ampliarte en el tema.
Ven y veamos cuanto es hoy
la Frontera Mesoamericana.
Empecemos por el punto de vida o muerte.
Junto al mar... El manglar.

Lectorías: http://lectorias.com/millennia.html

Amplíe aquí su biblioteca