Eric Díaz Serrano produce
Lectorías

Homínidos


Homización

Si el esqueleto de un humano es similar a un primate
como el gorila, chimpancé u orangután
damos por sentado que los primates son familia
en la evolución del animalhumano con un antepasado común
cuyas raíces se encuentran en el Período Mioceno.

La bioquímica y la genética dice que el Chimpancé Pan
difiere del animalhumano sólo por un cromosoma
de la cadena ADN que con ellos comparte.

Esta es la clasificación del animalhumano actual:
REINO, Animal; FILUM, Cordados; CLASE, Mamíferos;
ORDEN, Primates; SUBORDEN, Anthropoidea; INFRAORDER,
Catarrinos; SUPERFAMILIA, Hominoidea; FAMILIA,
Hominidae; GÉNERO, Homo; ESPECIE, sapiens; SUBESPECIE,
sapiens; y los procesos básicos de la evolución
se especifican en la actualidad en Australopitecus,
Homo habilis, y Homo sapiens.

Al momento se considera que la separación del tronco común
pudo haberse dado hace unos cinco u ocho millones de años
en el Periódo denominado Plioceno.

Aún no está muy claro el seguimiento de la cadena
de la evolución entre los grandes primates vivos
y el humano. En la esta búsqueda de antecesores,
vemos que algunos especímenes de primates no aportan
rasgos que coincidan con la cadena de hominoideos vivos
actuales lo que parece evidenciar a la vez, que alguna
de las glaciaciones sepultó y destrulló lo que para nosotros
sería hoy importante evicencia en la búsqueda del eslabón perdido.
Y es que, no obstante vislumbrar que todo coincide
muchos de los restos encontrados son fragmentos aislados
aún más escasos que en los restos de homínidos.

El periodo del Mioceno es el que más aporta registros fósiles
siendo más completo en Africa que en el resto del mundo.
No obstante, en el Oligoceno, hace 30 millones de años,
ya aparecen restos del Propliothecus y del Aegyptopithecus
siendo éste más reciente y más cercano a los hominoideos
del Mioceno. Pero también es claro que ambos se acercan más
a la separación entre hominoideos y cercopitecos dadas
las diferencias en la dieta.

Es entonces, a partir de ellos donde se presenta el gran lapsus
en los hallazgos, pero luego la cadena continúa en los primates
hallados en el Mioceno con abundancia de fósiles.
Vemos que en el Mioceno Antiguo Africano, comprendido
entre 22 a 18 millones de años, habitó el género Proconsul.
Este antiquísimo es asociado con los grandes primates vivos
y al aegiptopiteco. El proconsul de Kenya también se asocia
con del bosque tropical húmedo al seco con arbolado difuso.
Su comportamiento es arborícola y cuadrúpedo) con un dimorfismo
sexual muy marcado. Coinciden con los restos del Proconsul
el Micropithecus y el Dendropithecus en Kenya occidental

El Afropithecus presenta un avance en la separación con los
grades primates. Por su parte el Kenyapithecus que habitó
Kenya entre los 16 a 14 millones de años semeja ser el ancestro
de algunos hominoideos del Mioceno Final euroasiático, tales
como el Ourapithecus, el Sivapithecus y el Gigantopithecus
así como de los hominoideos actuales africanos.

Entre los 17/18 millones de años la emigración entre Africa
y Eurasia da la expansión de hominoideos en Eurasia donde
encontramos al Dryopithecus, cuadrúpedo arbóreo. También
el Pliopithecus, antecesor del gibón, es un primate arborícola.
El Sivapithecus (12 a 8 millones de años) habitó los montes Siwalik,
situados entre Paquistan y Turquía; junto con el Ramapithecus
semeja ser en antecesesor del orangután y muestra ya la separaración
hacia los hominoideos y grandes primates africanos de hace unos
12 millones de años, por lo que el Ramapithecus viene a ser
la rama que se inclina la línea de los homínidos.

El fragmento de un maxilar encontrado en Samburu, al norte de Kenya
presenta similitudes muy cercanas con el gorila actual y bien
puede ser el ancestro del chimpancé y los homínidos con una
cronología aproximada entre 10,5 y 6,7 millones de años.

El Gigantopithecus, un cuadrúpedo de gran tamaño, parece ser
el espécimen más grande de los primates. Fue también encontrado
en Siwalik con una data desde 6,5 millones de años a tan sólo
500.000 años por lo que es coetáneo del Homo erectus. Entre los
restos de los homínidos más antiguos sobresale el Oreopithecus,
al final del Mioceno y parte del Plioceno.

La fémina Lucy

En Afar, Etiopía, a finales de la década de 1970 se encontró
un esqueleto postcraneal que se denominó Lucy, fémina hallada
en cenizas volcánicas datadas en unos 3,5 millones de años
y con características arcaizantes. Identidicada dentro
de la línea del Australopithecus, su descubridor D. Johanson,
la clasificó como Australopithecus afarensis vislumbró tres
ramificaciones: La que lleva al Australopithecus africanus,
otra que lleva al Australopithecus robustus y otra que va
al género Homo, con el Homo habilis como primer eslabón.

Sin embargo, Richard Leakey sostiene que el humano no tiene
como ancestro al australopiteco porque el Homo habilis
no coincide en plenitus con el Afarensis; lo que deja a la espera
de algún nuevo hallazgo de un otro homínido aún desconocido.

Ahora veamos que el Australopithecus Africanus tuvo el primer
descubrimiento Africa del Sur, siendo un cráneo infantil
procedente de Taung, asociado más a los carnívoros
que a los homínidos y tomando en cuenta la protocultura
de los chimpancés en donde es clara su capacidad en la utilización
de instrumentos también es clara su incapacidad cazadora.

El cráneo femenino denominado señora Ples (Plesianthropus)
y que se sitúa alrededor de 2 o 3 millones semeja características
de Australopithecus africanus con una capacidad de un 10%
más que en el Australopithecus Afarensis, tiene la cara más corta
y menor tamaño en las piezas dentarias, como los caninos e incisivos
cortos, posee énfasis de mayor masticación en el resto de la dentición;
trata de un ser similar al Afarensis, pues es bípedo y ágil
trepador de árboles con una estatura media de 1,45 metros.

Por su parte. el Australopithecus robustus fechados hacia 1,8
millones de años muestra industria lítica y restos de fuego
mientras que el homínido encontrado en Africa oriental por
Louis y Mary Leakeyen denominado Zinjanthropus o Australopithecus
tiene 520 cm3 de capacidad craneana y data entre 1,2 millones
a 600.000 años se observa que trabajaban la piedra y poseían
buena capacidad masticatoria con estatura promedio al metro sesenta.

Tal parece que los Australopithecus Robustus y Boisei
corresponden a una misma especie con diferencias geográficas.
Así pues, los especímenes de Africa oriental se denomin boisei
los de Africa del sur Australopithecus robustus.
Asociados a ellos se encontraron huesos con extremos punzantes
en incipeinte industria lítica que incluye la utilización del fuego.

Este homínido parece corresponder al Homo habilis. No obstante,
los restos de Homo erectus están asociados a una industria lítica
en el complejo Achelense ininterrumpida en cronología que data
entre 1,2 millones de años a 620.000 años.

Las características de estas especies en capacidad endocraneana
de 500 a 530 centímetros cúbicos. La media se sitúa en 520 cm3,
la mayor entre los australopitecos con rasgos de clara robustez,
con incisivos y caninos son pequeños; mayor expansión
de premolares y molares, pómulos amplios y grandes mandíbulas,
gran adaptación masticatoria con degradación en el esmalte dental
por la masticación de plantas y bulbos subterráneos por una dieta
más rica en vegetales fibrosos que la de Australoputhecus africanus.
Es la razón por la que al Zinjanthropus se le denomina cascanueces.
Hay muchas similitudes con el Australoputhecus africanus,
si bien es algo más grande pero no hay que el Australoputhecus
robustus y el Australoputhecus boisei están fuera de esta línea,
extinguiéndose hace 700.000 años y se calcula su aparición hace
aproximadamente 2 millones de años.

Tampoco hay duda que entre diferentes ramas de la evolución
del género Homo es la consecuancia homo moderno.
En la determinación del Género Homo vemos una división
en varias ramas: Homo hábilis, Homo erectus, Homo sapiens arcaico
y Homo sapiens neandertalensis en evolución posteriormente al
hombre moderno. Los Australopithecus robustus y boisei son
los antecedentes de este proceso de hominización

Los restos de Homo habilis encontrados en Olduvai tienen
cronología entre 1,5 a 1,8 millones de años con capacidad
craneana de 642 cm3. En Koobi Fora los restos se fechan
2 millones de años y capacidad craneana de 775 cm3.

Divididos en dos especies denominadas Homo species y habilis
existen en su capacidad. Ambos coexisten con el Australopithecus
boisei derivando hacia el Homo erectus en bipedismo y altura
aproximada de un metro.

La investigación llevada en Africa oriental da por sentado
el comienzo del linaje humano. El Homo habilis descubierto
por vez primera en Olduvai en los años sesenta, en las mismas
capas que el Australopithecus boisei o Zinjanthropus.

Lo encontrados fueron dos restos craneales. El denominado Jhonatan
era una mandíbula, fragmentos del maxilar superior y un cráneo
de otro individuo: Cindy (cenicienta); un cráneo y siete dientes
al que llamaron Twiggy y un cráneo deniminado George.

En la reconstrucción de los cráneos se obtuvo una capacidad
endocraneal media entre los tres de 642 centímetros cúbicos.
Para L. Leakey, G. Napier y Ph. Tobias los restos son humanos
de data entre 1,5 a 1,8 millones de años.

En el yacimiento de Koobi Forase descubrió un cráneo en las
cercanías del lago Turkana, descubrimiento debido a Richard Leakey,
datadi en 2 millones de años. Este cráneo recibió el número
de espécimen KNM-ER 1470 con capacidad endocraneana de 775
centímetros cúbicos en concordancia con los hallazgos de Olduvai con
implicaciones en la filogenia del Homo habilis y los australopitecos.

Especímenes del KNM-ER 1813 tienen cráneos de tamaño de australopitecos y dentición del tamaño del Homo erectus
lo que muestra obviamente la existencia de dos especies
contemporáneas: una, de talla más pequeña y una capacidad
craneana de 600 cc. y otra de 750 cc. coexistiendo con
el Australopithecus boisei que evoluciona hacia el Homo erectus.

mientras los rasgos del cráneo conllevan caracteres avanzados,
el esqueleto postcraneal ya tiene características arcaizantes;
son bípedos, de estatura de un metro, brazos son largos y piernas
cortas y la mano presenta adaptación para la suspensión en ramas;
todo esto desaparece en el Homo erectus.
Es claro entonces que varias especies vivían al mismo tiempo
con el género humano y el género australopiteco. No hay duda
de que Australopithecus robustus y el Australopithecus boisei
no entran en el camino de la evolución del animalhumano
pero no podemos decir lo mismo respecto Australopithecus africanus.

Vemos que el bipedismo antecede a la expansión craneal y que
en el Australopithecus robustus no llega a producirse.
Homínidos posteriores, ofrecen expansión cerebral y una reducción
progresiva de la dentición aparentemenete relacionada por la dieta
y los útiles fabricados, la que llega hasta la actualidad.
No obstante la cantidad de restos ofrecen gran la variedad
que nos lleva a la vez a variabilidad individual
en estos primeros pasos de la evolución humana del género Homo.

Cuaternario, Homus y Lenguaje. Prensa: lectorías. ericdiaz@lectorias.com