Aquí su biblioteca de comunicación



Publicaciones de los jueves
Periódico El Heraldo de Costa Rica.
lectorias@lectorias.com



Inicios de la filosofía: Zenón de Elea.


Mucho me agradó lo sorprendente
de esta Escuela Eleática
y desde luego reí con el detalle
de Zenón de Elea.

Zenón pule, como quien afila un cuchillo,
una serie de argumentos incontrovertibles
que demuestra que el movimiento
es impensable; y además con ese gusto
que siempre encontramos en los griegos
de "epatar", de llamar la atención y llenar
de admiración a los oyentes.

Zenón se planta ante sus amigos
y les dice: Voy a demostrar que
si alguno de ustedes pone a disputar
en una carrera a Aquiles y a una tortuga,
Aquiles no alcanzará jamás a la tortuga
si le da ventaja en la salida.

Sí, Aquiles es el héroe a quien Homero
llama "ocus podas" por sus pies ligeros
y -si Aquiles- da ventaja a la tortuga
y unos metros, digan:
¿quién ganará la carrera? Aquiles -respondieron-
en dos saltos pasa por encima de la tortuga y la vence.
-completamente equivocados-
decía Zenón "epatando".
Vean: Aquiles le ha dado
una ventaja a la tortuga;
luego, entre Aquiles y la tortuga,
en el momento de partida,
hay una distancia. Empieza la carrera.

Cuando Aquiles llegue al punto
en donde se encuentre la tortuga,
ésta habrá andado ya un algo;
estará más adelante y Aquiles
no la habrá alcanzado todavía.

Cuando Aquiles llegare al nuevo sitio
en donde se encuentre la tortuga,
ésta otra vez habrá andado algo
y Aquiles no le habría alcanzado,
porque para que la alcance,
será menester que la tortuga no avance.
Será entonces el tiempo
que necesite Aquiles para alcanzarla
y rebasarla, mas como el espacio
puede dividirse en infinito número de puntos,
Aquiles no podrá alcanzar a la tortuga
mientras esta avance, aunque él sea ocus podas
y la tortuga lenta y tranquila.

Los griegos se reían oyendo estas cosas
y quienes no entendían el argumento
quizá dijeran: está loco.
Incluso me encontré en una filosofía
griega posterior, de Sexto Empírico,
que Diógenes echó a andar y con ello
creyó haber refutado a Zenón.

Zenón demostró que el movimiento
pensado (según el principio de identidad
-el ser es, el no ser, no es) ,
resulta inteligible. Se declara así,
que al verdadero ser, a lo que es verdadero,
no pertenece el movimiento.


Obsequie la biblioteca de lectorias.com sin costo alguno para usted.


Empédocles.

Los cuatro elementos

Encontré también que por esos tiempos,
la ciudad de Colofón destacó por crueles
y obscenas ceremonias religiosas ;
y surgió ahí un poeta (Jenófanes)
que por espacio de unos setenta años,
vagó por toda Grecia entonando canciones "protesta"
contra esas costumbres.

En su senectud radicó en la Ciudad de Elea
y predicó que la única substancia Primordial
de la naturaleza era un dios omnipotente e inmutable.

Contrario a ésto, y en mi parecer un poco risible,
encontré un filósofo llamado Empédocles,
decía que los hombres fueron originalmente dioses
expulsados hacia la tierra por alguna impureza
o violencia.

Nacido de rica familia en la próspera ciudad Siciliana
de Acragas, estaba convencido de su propio
origen semidivino, con lo que solía usar túnicas moradas,
sandalias doradas y ceñía sus cienes con una corona de laurel.
Pero me agradó su posición insigne al enterarme
de que rehusó aceptar el reino de Acragas
cuando se lo ofrecieron.

Vestido de mago viajó por toda Grecia.
Declaró que todas las cosas estaban compuestas
de aire, fuego, agua y tierra.
A estos elementos añadió la influencia
de dos fuerzas, la atracción y la repulsión.
El amor y la discordia -decía- hacían
que el universo se moviera siguiendo
un grandioso ritmo de vida o muerte.
Cuando el amor dominaba, las cosas se combinaban
- como en la formación de plantas
y otros organismos-. la discordia
separaba y disolvía los elementos provocándose
el cambio y movimiento.

Esta teoría de los cuatro elementos
y sus combinaciones en proporciones exactas
dieron las bases de la química moderna.

Todo me indicó que fue por estos años
en que el despertar humano
en estos primeros filósofos estaba
por llegar a un punto cúspide,
y sucedió que uno de ellos,
Parménides, pasando la mirada sobre
las soluciones que, al problema metafísico
dieron sus antecesores, encontró
que todas carecían de veracidad probable.
(Porque el ser auténtico, el ser en sí,
es todo cuanto cae bajo nuestra
percepción en cualquier momento).

Continúe en http://lectorias.com/evasivaverdad.html con la lectura completa de Evasiva Verdad, en su Capítulo IV relacionado con Magna Grecia.

Parménides: sensible e inteligible.

Es a Parménides (Siglo -VI) a quien se le ocurre el principio de pensamiento que no falla: "El ser, es; el no ser, no es. Y todo lo que sea salirse de esto es descabellado, es lanzarse a la sima del error. Es así como descubre el principio lógico del pensamiento humano.

Podemos afirmar acerca del ser una porción de cosas: Que es único, no pueden haber dos; sólo uno porque, suponiendo que hay dos, pues, entonces lo que distingue a uno del otro "es" en uno y "no es" en otro. Pero además es ilimitado, infinito. Dicho de otro modo, no está en ninguna parte, porque de estarlo tendría límites: ¿Qué habría allende esos límites? El "no ser". Por consiguiente debemos también suponer el "ser" del "no ser", allende el "ser", y si no tiene límites, no está en ninguna parte y es ilimitado.

Pero hay un tanto más; El ser es inmóvil; no puede moverse porque moverse es dejar de estar en un lugar para estar en otro. ¿Pero cómo puede predicarse del "ser" (el cual, como acabamos de ver es inmutable e ilimitado), el estar en un lugar ?

Porque estar en un lugar supone que el lugar en donde se está es más amplio, más extenso que aquello que está en un lugar. Por consiguiente el "ser", que es lo más extenso, lo más amplio que hay, no puede estar en ningún lugar, y a la vez no puede dejar de estar en un lugar. Por tanto el movimiento consiste en estar, estando; en dejar de estar en un lugar para estar en otro; por lo tanto, el ser es inmóvil.

En verdad ya había encontrado Parménides bastantes cosas pero, evidentemente, no podía ocultársele que el mundo tal y como se ofrece a nuestros sentidos es completamente distinto de este ser único, inmóvil, ilimitado, inmutable y eterno.

Las cosas (como se nos ofrecen) son lo contrario: movimientos, seres múltiples que van y vienen, que se mueven, que cambian, que nacen y que perecen. No podía ocultársele, pues, la oposición en que su metafísica se hallaba frente al espectáculo del universo. Y entonces, con ese sentido de coherencia que tienen los niños (y en este caso Parménides es el niño de la filosofía), saca valientemente una conclusión: Su teoría de los dos mundos: un mundo sensible y un mundo inteligible.

El fragmento anterior es parte del capítulo IV del libro Evasiva Verdad. Curiosamente, el libro esta escrito de manera en que es el propio Tomás de Aquino quien nos habla y nos hace su análisis completo de los aportes filosóficos de los sabios de la antigua grecia. Accese Evasiva Verdad y obtenga esta lectura completa.

Thales de Mileto.

El breve paraíso que es la Tierra en la historia del hombre tiene como antecedente su larga vida como organismo biológico, comiendo, procreando y muriendo a través de miles de generaciones. Durante esos milenios vivió bajo el temor reverente que le inducía la naturaleza y el cosmos.

El temor le llevó a paisajes poblados de demonios, brujas, extraños espíritus. Su miedo se trasmutó en magia, tabúes rituales y tribales; con lo que conducta, pensamiento, actitudes y conceptos eran regidos por una fe mística y saber mágico que le hizo prisionero de su miedo e ignorancia.

Pero... cuando el pensamiento especulativo comenzó a buscar explicaciones naturales para los acontecimientos que previamente se atribuían a causas sobrenaturales, de esos tantos "tanteos" por explicar el universo, nació la Filosofía.

La búsqueda de la evasiva verdad en el despertar de la mente humana tuvo como primer escenario la Colonia Jónica de Mileto.

El centro más próspero de la Hélade, cuyos mercaderes milesios se libraban parcialmente de sus tradiciones alejándose de sus hogares y dioses por largas temporadas. Hombres de un centenar de países intercambiaban opiniones en donde las supersticiones tendían a anularse unas a otras.

La religión griega, a diferencia de la egipcia, consistía más en mitos que en dogmas rígidos. Los dioses griegos, desde Afrodita hasta Zeus, eran inmensamente humanos, joviales, golosos y entrometidos en asuntos terrenales, pero no dominaban ni degradaban a los hombres, que arriesgados e individualistas aspiraban al afán de gloria, belleza y razón.

El más antiguo filósofo del que tuve noticia un poco exacta, se llamaba Thales, y era de Mileto. Este hombre buscó entre las cosas cuál sería el principio de todas las demás.

Sucedió que al observar el agua en sus estados líquido, sólido y gaseoso, consideró que el cosmos y la vida debían ser de agua, ya que ésta era idéntica a sí misma. Parecía moverse al igual que las cosas vivientes, y en la mar, era una curiosa combinación de materia y movimiento.

Otro discípulo (Anaxímenes), profundizó más bien sobre el aire; y estos hombres fueron objeto de muchísimas críticas, claro! ante la imposibilidad de hacerle creer a alguien que el mármol fuera derivado del aire, o del agua. Además me topé con que la Escuela de Mileto terminó abruptamente a raíz de la conquista de Jonia por los Persas.

Las posteriores escuelas aparecieron entonces en las ciudades griegas de la Italia meridional y el dominio de las deidades mitológicas se fue debilitando; entre los griegos instruidos los dioses se fueron convirtiendo en objeto de "afable escepticismo.

Continúe esta lectura aquí, en Evasiva Verdad.

© suscribe 01nov.01 22nov01. Continúe aquí con más lectorías.

El maravilloso mundo de las cartas

Lectorías




















lectorias.com para quien tiene iniciativas de producción para medios con escritos propios, ya poemas, escritos, tesis, material docente o trabajos específicos para prensa, radio, televisión e internet. Venga a la fascinante tarea de editar, realizar y publicar su material o idea. Escriba a lectorias@lectorias.com para mejor información.

lectorias.com covers communication and educational materials produced by Eric Fco. Díaz Serrano. Correspond to two print indexes: Resources in Commnunication and Edutation; and Current Index students and Information.
ERIC FCO. DIAZ PRODUCE covering a broad spectrum of educationals subjects. These include free adult and vocational education, counseling, educational managements, languajes and reading and communication skills. Write to ericdiaz@lectorias.com for info.