Taller Literario Hannia Hoffmann
Eric Fco.Díaz PRODUCE
Lectorías

De la escritura:


Evasiva verdad. Filosofía de la producción: Aporte a las ciencias de la comunicación.


La escritura, memoria de la humanidad.

Los primeros dibujos rupestres de la humanidad datan de veinticinco mil años aproximadamente (la mejor prueba de ello está en Lascaux, Francia) y puede considerarse que fueron los primeros ensayos en torno a la comunicación propiamente gráfica. Mas, el inicio de la escritura como tal es más reciente pues, esta fabulosa historia de la humanidad se remonta a sólo cinco o seis mil años atrás de esta era espacial.

Cualquiera diría que quienes se dieron la tarea de inventar (o descubrir) los primeros signos escritos lo quisieron para guardar trazos de sus anécdotas, historias o leyendas... pero no, no fue así, veamos:

Partimos de que la escritura propiamente dicha existe a partir del momento en que se constituye un "cuerpo organizado" de signos o de símbolos; es un medio a través del cual el individuo materializa y fija claramente lo que se piensa, siente y expresa en calidad de individuo que transmite, obviamente existe un individuo receptor que interpreta y hace suyo el mensaje del transmisor.


¡ No se hizo en un día... Claro que no !

La historia de la escritura es una historia larga, lenta y compleja. Una historia que a veces se nos torna apasionante como una novela (ya de tensión o misterio; comedia o matemática espacial) de la cual sabemos que nos faltan algunas páginas de ese pasado.

Nuestro primer hito se ubica en la Mesopotamia, concretamente entre sus famosos ríos Tigris y Eúfrates donde hoy se encuentra la ciudad de Bagdad, la capital iraquí. Pero en aquellos tiempos esta región estaba ocupada por Babilonia, Sumeria al sur y Akkad en el norte.

Sumerios, acadios y babilonios tan cercanos geográficamente, hablaban lenguas tan diferentes como lo son hoy el francés, el árabe y el chino (por ejemplo).
Otros pueblos civilizados eran pequeñas comunidades alrededor de ciudades como Babilonia, bajo la autoridad de un soberano y la protección de dioses múltiples. Fuera de los «funcionarios» de estas ciudades estado, sacerdotes y mercaderes, la población estaba compuesta por campesinos y pastores. Así se explican las inscripciones que llevaban las primeras tablillas de arcilla que se descubrieron en Sumeria, sobre el emplazamiento del gran templo de la ciudad de Uruk en donde observamos que estas Tablillas de Uruk están constituidas de listas de sacos de granos, de cabezas de ganado, estableciendo una especie de contabilidad del templo. Como no se puede tener registros de cuentas oralmente sucedió que, esta razón tan prosaica, dió paso al nacimiento de la escritura.

Los primeros signos escritos son, entonces, cuentas agrícolas. Otras tablillas reseñan la organización social de los sumerios. Así se observa que la comunidad religiosa del templo de Lagash empleaba 18 panaderos, 31 cerveceros, 7 esclavas, 1 herrero, etc. Es interesante que los sumerios además instituyeron el uso de la moneda y los préstamos con intereses a la vez que, tablillas encontradas en escuelas sumerias (instaladas en los templos) tenían de un lado el modelo establecido por el maestro y del otro la copia ejecutada por su alumno, así se ha podido reconstruir las diferentes fases de la evolución de la escritura cuneiforme.

Las primeras inscripciones de esta «escritura» son dibujos simplificados que representan formas estilizada (como una cabeza de buey para designar un buey, un triángulo púbico con el trazo de la vulba para la mujer) son pictogramas que nos hacen evocar un objeto o un ser designado. Entonces, al combinar muchos pictogramas se puede explicar una idea; son ideogramas. Veamos: Se junta un triángulo púbico -mujer- con signos que designan las montañas para interpretar "mujeres extranjeras venidas del otro lado de la montaña" es decir, esclavas de sexo femenino; así hasta que (con el paso del tiempo) deja de representar el objeto que designa y saca su sentido del contexto.

En esas regiones fluviales pantanosas, de arcilla y cañales, los contadores trazaban inscripciones en las tablillas de arcilla con la ayuda de cálamos, sea, cañas talladas en punta. Esos cálamos fueron lo que para nos los lápices y lapiceros; los sumerios adquirieron el hábito de tallarlos biselados para imprimir en la arcilla frágil impresiones que tomaban la forma de «cuñas» y líneas constituyendo una especie de clavos (cuneos en latin) por lo que se conoce como escritura cuneiforme.

El uso de esta escritura en el paso del tiempo hizo que no quedara nada de realista en esos signos; hubo grandes transformaciones como el uso de «repertorios» de listas que dibujaron los escribas: fueron los diccionarios primitivos. Cada signo podía, según el contexto, asociarse a múltiples sentidos. Es así que el signo del pie se lee «caminar», «mantenerse en pie» o «transportar». En el momento en que los signos no representan más que ellos mismos, su número disminuye hasta quedar sólo más que seiscientos, lo que implica para aquellos que saben escribir, un enorme esfuerzo de memoria.

Posteriormente, los signos empezaron a asociarse con los sonidos de las palabras nos da entonces el fonetismo. Tanto sumerios como los antiguos egipcios tuvieron la idea de servirse de un pictograma que designa no directamente el objeto que representa, sino un otro objeto o sustantivo fonéticamente vecino.

Para darnos una idea con jeroglíficos actuales es el caso de algunas señales de tránsito, ejemplos: una estilización de una enfermera con el dedo índice sobre sus labios (nos indica "silencio") sobre la palabra "hospital". Otro ejemplo, un dibujo de una escuela (que en verdad no representa al edificio escolar conocido pero, no obstante, lo entendemos como "escuela") sobre las letras "niños en la vía". en otras palabras, para facilitar la escritura y la lectura, los escribas sumerios usaron signos especiales para evocar un objeto o un sonido.


Códigos jurídicos, tratados científicos, obras literarias: la escritura fija todo.

Hammurabi, rey de Babilonia quien vivió hace 4.100 años, fue un excelente legislador. Su código - conocido como el «código de Hammurabi» - se considera el más antiguo del mundo. Hizo construir muchas copias de esta columna y mandó situarlas en diferentes lugares de sus dominios. Así, el pueblo -sus súbditos- conoció la ley y con ella, sus derechos y obligaciones. La columna en donde se escribió el código tiene inscripciones referentes al agro y nos habla de campos ricamente cultivados. Otros detalles mencionan pagos, compra y venta de fincas, jornales, esclavos y variadas transacciones. El desbordamiento frecuente de los ríos en Mesopotamia, explica el gran número de mojones encontrados con escritura ideográfica cuneiforme.
Los Akkadios, ancestros semitas de los árabes y los hebreos, llegaron a dominar el conjunto de la Mesopotamia. Hace 4000 años su preponderancia llegó a ser tal, que en Mesopotamia no se hablaba más que el akkadio.
La escritura cuneiforme se convirtió entonces en una verdadera escritura, capaz de transcribir no solamente la legua akkadia, sino también la antigua lengua sumeria, que devino lengua sagrada (como sucedió con el latín en la iglesia católica hasta el siglo XX). Esta escritura llegó a ser la del Reino de Babilonia hace 3.700 años y con el paso del tiempo también lo fue del Reino de Asiria aún más al norte. Decimos que la primera rama que se desprende de la filosofía es la matemática, así la escritura nace para necesidades de contabilidad como ayuda-memoria mas, siguió guardando y resguardando mucho más... guardó los trazos de la lengua hablada y sobre todo, emergió una otra forma para comunicarla, aunado a esto pensamiento y maneras de expresarse. Son Sumerios, Acadios y Asirios pueblos que inician el uso de la correspondencia via correo. es notable en la escritura cuneiforme la transcripción de himnos religiosos, fórmulas adivinatorias y desde luego, la literatura. Escriben los antiguos sumerios La Epopeya de Gilgamesh. Entre sus numerosos fragmentos desperdigados se conserva la de la biblioteca del rey Asirio Assurpanabil (hace 2.600 años) en Nínive. La epopeya anuncia grandes leyendas de la mitología griega, en particular las hazañas de Hércules; posee una extraordinaria evocación del diluvio en clara prefigura de la Biblia. La escritura desde su nacimiento es clasista. Esto significa que la escritura es parte del dominio reservado a una élite; y es la misma escritura la que le confiere más poder. y es que leer y escribir no ha sido fácil a ningún pueblo. pero en escribir y leer el cuneiforme era un arte de quienes sabían trazar signos y conocían de la pronunciación según el sentido en el contexto. Las escuelas reservadas para escribas tenían disciplinas muy severas; los escolares de Mesopotamia sabían que escribir y leer era un poder y una fuerza. Este saber siempre ha sido un privilegio. Los maestros de la escritura, conocidos como los escribas, constituían en Babilonia y Azur, en Asiria, casta aristocrática, más poderosa a veces que los cortesanos iletrados o que el mismo soberano. La escritura cuneiforme de la Mesopotamia, nacida entre los Ríos Tigris y Eúfrates tuvo la virtud de haber sido propicia para ser útil a la vez en otras lenguas; se expandió al Sur en Palestina y al norte en Armenia y sirvió como escritura de la lengua cananea. Es precisamente por la extensión de esta escritura que hemos podido descubrir en mucho los misterios y entorno cultural de esos pueblos. Aquí continúa

Más Lectorías en la Página Literaria. Nuevas: ericdiaz@lectorias.com